El despertar de los elegidos

Mientras algunos se pelean por ser el pueblo elegido, otros fanáticos no quieren ni oír hablar del pueblo elegido y  los hay que ya tienen  construidas ciudades subterráneas completamente equipadas, para poder ser los supervivientes;  los “llamados”  se preparan y van siendo seleccionados mediante rigurosos controles de seres de otra dimensión.foto2

Muchos son los que se consideran el Pueblo Elegido por su ascendencia, por que se consideran descendientes de Abraham o bien por judíos. Pero pocos saben lo que significa ser judío realmente,  quienes eran los judíos antiguos y desconocen que Abraham, Heber  e Ibero eran el mismo. Se desconoce que las religiones actuales tienen un origen común. Es a causa de este origen divino, al que retornamos eternamente en virtud de la Ley Universal del Eterno Retorno, que estamos condenados a unirnos. A volver al lugar de nuestro Origen común, a nuestro Seno Materno y a nuestro Padre Único Celestial. Porque guste o no finalmente todo retorna al lugar del que ha salido, porque la vida es un circulo o un Pez que se muerde la cola.

No es necesario pelearse por ser elegido, ni por ser el primero en llegar al  Origen, sino lo contrario. Uno ha de reconocer su origen, eso es lo que importa, aunque esté en el extremo opuesto del universo, porque si lo sabe ya toma CONCIENCIA y eso es lo verdaderamente importante, el saber de donde venimos, porque automáticamente sabremos a donde vamos ; SABEMOS QUIENES SOMOS y juntos retornaremos a casa, a nuestro ORIGEN DIVINO.

A las fronteras de una nueva era y de una macroera, cuando la confusión reina en el planeta, algunos  aprovechan para atesorar riquezas;  se piensan que se salvarán en sus bunkers y han construido bajo tierra ciudades enteras.

Mientras tanto los verdadedos elegidos, aquellos que no piensan egoistamente,  se preparan física e interiormente  para afrontar lo imprevisto.

Posíblemente que muchos de los elegidos estén algo dormidos y no sean concientes de la sublime misión que les espera. Pero como son almas nobles y puras,  que han venido a cumplir una misión en este final de macroera, soportan pacientemente el durísimo entrenamiento al que están siendo sometidos y resisten los ataques de gentes perversas, que en su ceguera sólo miran de atesorar riquezas.

Otros elegidos, que puedan estar más despiertos, tratan de profundizar en la comprensión suprema y se ejercitan en las artes y ciencias diversas, para poder así dominar la materia.

09100045

En este Final de los Tiempos,  sin duda el momento más glorioso de nuestra macroera y más doloroso también; las almas perfectas que han conseguido el dominio de la materia se preparan  para socorrer a los demás que lo merezcan.

Por el contrario los seres egoistas empeñados en atesorar riquezas, no reparan en fomentar nuevas guerras para así vender armamento y van acumulando las propiedades que los muertos dejan, pero al no ser capaces de percibir lo trascendental no se dan cuenta que van a ser crucificados igualmente, que morirán también. La diferencia entre los que han dominado su egoísmo, procuran el bien común  y los ladrones es que los primeros resucitan y los segundos no!

Todos vamos a morir, ¡todos!, pero no es lo mismo morir y que tu alma sea luminosa, blanca y ligera como una pluma, que no que sea pesadísima, negra y se vaya derechita al fondo del oscuro océno cósmico.

En este Final de los Tiempos, final de una era y de una macroera, ya están preparándose los nuevos vehículos físicos en los que van a encarnar las almas perfectas. Unos cuerpos físicos, inmortales, que podrán circular por el espacio exterior sin problemas que padecen los actuales y que no tendrán problemas para viajar a distancias enormes.

Para asesorarse sobre el Pueblo Elegido, la sangre real y los linajes antiguos véase el siguiente enlace:

Noé, la madre de los íberos y el Pueblo Elegido