El Gran Priorato de Barcelona, los copiones de Sion y la Tres Veces Inmortal Gerona

escudo de Ramón Berenguer III y símbolo del Priorato de Barcelona

escudo de Ramón Berenguer III y símbolo del Priorato de Barcelona

Se ha hablado mucho de los Protocolos de los sabios de Sion, del Priorato de Sion y de los sionistas, que en realidad son una mala copia del Gran Priorato de Barcelona al que han tratado de borrar a toda costa, en la idea de que la realidad se puede falsear, que no trasciende.  El sionismo ha tratado de dar legitimidad a unos supuestos derechos,  que en realidad no se tienen, estamos hablando de hacerse pasar por la Sangre Real y herederos del Grial.

El primer intento sionista de falsificar la historia ha sido el no mencionar que Abraham era el hijo de Túbal, osea el Heber o Ibero que dio nombre a los íberos y transformar a Túbal en Tobías y montarse un peliculón con Sara y el demonio Asmodeo.
Otro de los intentos sionistas de falsear la realidad es el crear un estado de Israel,  tratar de confundirlo con el Pueblo de Israel o Pueblo de Dios y pretender ser el pueblo elegido, dándoselas de oprimido a la vez y aprovechándose de los muertos que no son suyos. Es en este contexto de manipulación histórica en el que se situa el fragmento bíblico que nos habla de la “Muerte y sepultura de Sara” y nos dice así:
 “Fue la vida de Sara ciento veintisiete años; tantos fueron los años de la vida de Sara.Y murió Sara en Quiriat-arba, que es Hebrón, en la tierra de Canaán; y vino Abraham a hacer duelo por Sara, y a llorarla.
También en la misma Biblia se nos dice que Sara es hermana de Abraham por parte de padre, osea que Sara es hija de Túbal y la ponen  de esposa de Túbal cuando es Tobías. Es también llamada Sepharad y se la identifica con España y la suponen enterrada encima de la fuente del Ebro y en una legendaria ciudad llamada Tubalia. También se la identifica con la reina atlante Pirene, que está enterrada encima de la fuente del río Ter o en la cima del Canigó y fue Hércules el que la enterró.
Vemos en el texto bíblico que Sara murió en Quiriat-Arba que es Hebrón, en la tierra de Canaán y  es  un comentarista biblico en la Biblia Rashi que nos dice que: “Kiryat Arba”  o “Ciudad de Arba” toma el nombre del gigante Arba y  que Anak es el hijo de Arba que que tuvo tres hijos que son: Ahiman, Sheshai y Talmi.  Es yambién en la Biblia 13:22 quedice lo siguiente : “Y subieron por el Neguev, y llegaron hasta Hebrón, donde estaban Ahimán, Sesai y Talmai, los descendientes de Anak..
Contibuamos con el texto bíblico que dice así: “ Y se levantó Abraham de delante de su muerta, y habló a los hijos de Het, diciendo: Extranjero y forastero soy entre vosotros; dadme propiedad para sepultura entre vosotros, y sepultaré mi muerta de delante de mí. Y respondieron los hijos de Het a Abraham, y le dijeron: Oyenos, señor nuestro; eres un príncipe de Dios entre nosotros; en lo mejor de nuestros sepulcros sepulta a tu muerta; ninguno de nosotros te negará su sepulcro, ni te impedirá que entierres tu muerta. Y Abraham se levantó, y se inclinó al pueblo de aquella tierra, a los hijos de Het, y habló con ellos, diciendo: Si tenéis voluntad de que yo sepulte mi muerta de delante de mí, oídme, e interceded por mí con Efrón hijo de Zohar, para que me dé la cueva de Macpela, que tiene al extremo de su heredad; que por su justo precio me la dé, para posesión de sepultura en medio de vosotros.” No, señor mío, óyeme: te doy la heredad, y te doy también la cueva que está en ella; en presencia de los hijos de mi pueblo te la doy; sepulta tu muerta. Entonces Abraham se inclinó delante del pueblo de la tierra, y respondió a Efrón en presencia del pueblo de la tierra, diciendo: Antes, si te place, te ruego que me oigas. Yo daré el precio de la heredad; tómalo de mí, y sepultaré en ella mi muerta. Respondió Efrón a Abraham, diciéndole: Señor mío, escúchame: la tierra vale cuatrocientos siclos de plata; ¿qué es esto entre tú y yo? Entierra, pues, tu muerta. Entonces Abraham se convino con Efrón, y pesó Abraham a Efrón el dinero que dijo, en presencia de los hijos de Het, cuatrocientos siclos de plata, de buena ley entre mercaderes. Y quedó la heredad de Efrón que estaba en Macpela al oriente de Mamre, la heredad con la cueva que estaba en ella, y todos los árboles que había en la heredad, y en todos sus contornos…
Vemos en el texto que Abraham dice ser extranjero, pero le llaman Príncipe a Abraham y que Dios es su padre, osea que están hablando de Túbal.. Veamos también como nos cuentan la misma historia  el Gran Priorato de Barcelona y a través de uno de sus descendientes ilustres Jacinto Verdaguer, en un fragmento de su obra titulada “La Atlántida”:

Pirene allí moraba en una roca huéra:
de lobos y de osos guarida secular;
la cubre apenas manto de blonda cabellera

y, temblando de miedo, la muerte ve llegar.

De aquel bosque de llamas ansioso la arrebata

cual una rosa mustia que el viento deshojó,

y al colocarla el griego bajo un sauce de plata,

ella le dice triste: « ¡Aquí moriré yo!

Y a ti, que entre tu pecho me colmas de caricias,

de la España que adoro la llave te he de dar.

Ese trozo de cielo te guarda mil delicias
si de tiranas garras lo puedes arrancar.

Los montes aún secaban sus verdes cabelleras

que destrenzó el diluvio del mar en el nivel,

y el hombre olvidadizo removía canteras

alzando junto al Éufrates, la torre de Babel.

Viendo Dios que a su alcázar arrimaban escalas,

en confusión envuelve la torre circular,
e igual que la pollada al crecerle las alas,
los pueblos primitivos se fueron al azar.

 Cada uno fue a un sitio: Túbal se vino a España;

de su padre los reinos el más bello escogió;

donde está Tarragona levantó una cabaña
y allí del Paraíso las glorias evocó.

A su prole dio leyes y santas enseñanzas

salvadas en el seno del Arca de Noé;

hizo que dirigieran a Dios sus alabanzas

y les mostró el camino sencillo de la fe.

Y pasando aquel cetro de una a otra mano,

llegó a las de mi padre con suerte tan fatal,
que le arrojó la muerte del trono soberano
cuando el sol envidiaba su órbita triunfal.

Y al quedar de su estirpe su única heredera,
como al árbol caído acude el leñador,
Gerión de las tres testas cruzó la España entera,
de la candente Libia el monstruo aterrador.

Al verme mujer débil, me roba la corona

y Gades con castillos hace fortificar;
y al dar yo otros más firmes a la inmortal Gerona,

supo\el rincón ignoto donde me fui a ocultar.

Temiendo que mi trono recuperara un día,

para que pereciera, las selvas incendió
y cuando ya cercada de llamas me tenía,

con sus pesadas vacas a Gades se volvió.

Míos son los rebaños y aldeas de esta zona.

Si quieres, te los cedo. Heredados podrás.

Si vindicas a Túbal, es tuya su corona.

¡Quiera Dios que en tus sienes se agrande mucho más!

Dijo, y la horrible Parca le dio su beso frío

y sus labios de grana con su contacto heló.

y al Iado del cadáver llora el griego sombrío,

cual árbol cuyas ramas el vendaval tronchó.

Mas ya al incendio rojas, estallan las montañas

y escupen por sus bocas, cual cráter de un volcán,

los tesoros fundidos que encierran sus entrañas

y que a dorar los prados con sus raudales van.

Y manando se agotan las urnas abocadas,

auríferos arroyos de virginal fulgor;

por el que el cielo lleno de chispas irisadas,

diera el de los luceros, que es su gala mejor.

El mercurio en madejas de plata reverbera

formando con el oro gualdos copos sin fin;

y al iris que los guía, siguen por la pradera

cual niños que retozan en catalán jardín.

Así cuando florecen el romero y la malva,

se vierte en la campiña rosada y rica miel;

así cuando despierta el sol después del alba,

su rubia cabellera inunda el mundo aquel.

Con tan preciadas galas los montes se enjoyaron,

los astros con su brillo haciendo avergonzar;

los rosales con otras bellas rosas se orlaron

y aurífero rocío se vio ante el sol brillar.

Y bautizó a Portvendres la Venus verde y gualda,

y el más voraz incendio al Pirene ancestral;

y el líquido al cuajarse en cuencas de esmeralda,

aun a Conflen un nombre le dio más ideal.

Y cuando los levantes llegan a la montaña,

con sus llorosas nubes las llamas a extinguir,

coloca allí en la cumbre que el sol naciente baña,

los restos de Pirene que acaba de morir.

Y arrancando riscales dé aquellas grises tierras,

y descrestando montes y cerros sin cesar,

le erigió un mausoleo de sierras sobre sierras,

que puestas sin concierto, al mundo hacen temblar.

Desde tan magna gesta, mi Cataluña amada

tras un nuevo castillo de rocas se asentó:

de Francia su vecina, durmió España alejada,

pues la brumosa sierra hasta la mar llegó.

La sed, por sus esfuerzos, al héroe desazona;

para saciada anhela la sangre de Gerión,

y hollando la cosecha que la tierra corona,

a Montjuic desciende de Creus, como un león.

Allí se para Alcides, allí ora unos instantes,

de Júpiter Tonante postrado ante el altar;

vuelve a las olas luego sus ojos llameantes

y una barca divisa, cual cisne, sobre el mar.

Una ciudad promete fundar a su regreso,

que el nombre de la barca propague y el poder;

que al veda como un cedro, crecida y en progreso,

«¡De Alcides es la hija!», exclamen por doquier.

A Neptuno para ella le pide su corona

ya Júpiter, el fuego y el rayo destructor;

que si dictaste leyes al mar, ¡oh Barcelona!,

tus barras, cual centellas sembraron el terror.

Vemos en este fragmento como se detalla la muerte de la hija de Túbal  y lo que sucede en España en tiempos de Gerión, el de las tres testas o tres hijos y aquí coincide con la historia de Anak el hijo de Arba que que tuvo tres hijos que fueron: Ahiman, Sheshai y Talmi. Vemos también como Alcides, Hércules o Abraham (que lo que significa es amo de los íberos) entierra a Sara-Pirene-Sepharad en el Pirineo y luego baja desde Creus o Cabo de Creus, hasta Monjuic y promete fundar allí la ciudad de Barcelona. En este contexto se enlaza del Gran Priorato de  Barcelona que es el guardían de la descendencia de Pirene y “del Amo de los íberos”, que se denominaba Abraham u otros nombres que venían a sigificar el rey o Jefe o León etc. Debemos de tomar con pinzas también lo de hija de Túbal, que podria traducirse por descendiente. También hay que tener en cuenta que se menciona a Sara como la esposa de Túbal e hija y se identifica con una de las hijas del Santo Lot, sobrino de Abraham  y que escaparon de la destrucción de Sodoma en una barca, dando pié a la leyenda de los Argonautas.

Veamos más información en :

La condesa Mahalta y los templarios de Ripoll

Podemos ver mas información en el siguiente enlace:

Los misterios de la región de Buto, Sodoma y el Fin de los Tiempos

 

 

continuará…..