El Armagedón, el oro del Gran Ofir y las minas de Salomón

Pintura de Carmen Saló

Pintura de Carmen Saló

Está escrito en el Apocalipsis que: “El sexto ángel derramó su copa sobre el gran río Eúfrates; y el agua de éste se secó, para que estuviese preparado el camino a los reyes del oriente. Y vi salir de la boca del dragón, y de la boca de la bestia, y de la boca del falso profeta, tres espíritus inmundos a manera de ranas; pues son espíritus de demonios, que hacen señales, y van a los reyes de la tierra en todo el mundo, para reunirlos a la batalla de aquel gran día del Dios Todopoderoso. He aquí, yo vengo como ladrón. Bienaventurado el que vela, y guarda sus ropas, para que no ande desnudo, y vean su vergüenza. Y los reunió en el lugar que en hebreo se llama Armagedón .”

Según el Profeta Mahoma: “No vendrá el Final de los Tiempos hasta que disminuya el nivel del río Éufrates  y aparezca la montaña de oro (supuestamente en Irak).”

Vemos que ambas profecías nos hablan del río Éufrates, que muchos piensan que el de Irak y Siria, pero antiguamente existía otro Éufrates , que actualmente se llama Freser, junto al cual se halla el Gran Ofir o el volcán Granófir, que es la reserva de oro en mina más rica de Europa, famosa desde la remota antiguedad.

Pintura de Carmen Saló

Pintura de Carmen Saló

Según la primitiva mitología egipcia: Primero existía el Caos, al que llamaron Buto y entre el caos cohabitaba Piromi o la esencia divina concentrada que se transformó en Khepra y expelió el Mundo por la boca en forma de Huevo.

Ese famoso Huevo se veneró en Ripoll desde la remota antiguedad con el nombre de San Hou o San Eu, que actualmente se identifica con San Eudald y que es el Eu que da nombre al Éufrates, que se identifica también con Iupiter y Horus.

Vemos en el Libro Egipcio de los Muertos que se nos dice: He aquí los nombres de los hijos que tuvo Horus. Duatmutf, Hapi, Mestha, Kebhsennuf, e Isis es su madre.
Después Horus dijo a Ra: “Concedédme los dos gemelos divinos de Buto y los dos gemelos de Nekhem”
¡Oh dioses!, en verdad han nacido en vuestros Cuerpos y conmigo permanecen hasta el Fin de los Tiempos. Entonces se calmará el Huracán de Fuego, reaparecerá la Tierra en su nuevo esplendor, y su nombre misterioso será “HORUS-DE-LA-TABLETA-DE-ESMERALDA”Nos está hablando del Final de los Tiempos Oscuros, que eran las siete macroeras primeras, tiempos en que el mal campaba a sus anchas y sólo intervenía Dios cuando la cosa se ponía muy negra y peligraba el Tercer Ojo o el Espíritu y se ponía en riesgo la especie humana, que no está creada para ser otro animal, sino que es semejante a Dios y dotada de conciencia para comprender las leyes que rigen en nuestro universo, lo que está bien y lo que está mal ..¡Oh Ra! ¡Tú que reluces como el oro puro de tu Disco Solar, tú que habitas en el Huevo Cósmico….Libro egipcio de los muertos.

España sigue siendo la reserva de oro más importante de Europa, con miles de mineros parados y en Cataluña siguen a la espera la reina Medea,   la encantada de la cueva  e hija del Gran Turco, que fuera el rey Midas y esperan también los cuantiosos tesoros invisibles o incomprensibles para el ojo humano, porque son tesoros de un mundo antiguo que fueron preservados del Diluvio y  que han de servir para Salvar a la perdida humanidad en este Final de Macroera, en que caerá el Eje de la Tierra y se dentendrá el giro y luego girará nuestro planeta al revés, con todo lo que ello conlleva.
Es en el contexto del final de nuestra macroera de Libra, que se caracteriza por el empacho de las ciencias del Bien y del Mal, que el Anticristo y Mahoma juegan un papel esencial y es que no existe el crecimiento o evolución espiritual, sin sufrimiento.
Nunca, de no ser por las constantes guerras, se hubiese desarrollado la tegnología espacial y estaría este mundo preparado para entrar a la nueva Macroera de Escorpión. Pero el Mal, no siendo un fin en si mismo, ha de autodestruirse al final y de ahí que fue predecible la batalla que se ha de librar en el Pirineo!!!!!