Profecías de la Sibila Eritrea, Babi, Pirineo

Según Tolomeo: Elías, nace en Siria y protagoniza una de las profecías del Final de los Tiempos más enigmáticas. Pero llegados aquí debemos de mencionar a uno de los personajes más carísmáticos de la profecía y que se trata de una mujer, la llamada Sibila Eritrea, la quinta Sibila y nacida en Babilonia,  que es la que profetiza sobre Cristo y habla así:

“En el momento final Dios se volverá humilde, se volverá humilde su descendencia divina: yacerá en el heno el cordero y nacerá un dios hombre mediante la intervención de una doncella. Le precederán señales entre los judios y una vetusta mujer concebirá una criatura. Betes admirará al conductor del orbe y se preparará para el nacimiento”.

Tolomeo nos habla de que la Sibila Eritrea nace en Babilonia y que es la quinta sibila, pero de entrada Eritrea es palabra derivada de Tres y es la Sibila del Ter también, la Sibila del oraculo de fuego del Pirineo que es la primera y la última  que se relaciona con la Quintaesencia o quinto elemento llamado Éter y de ahí cierta confusión. Lo de nacida en Babilonia crea confusión también, pues Tolomeo menciona dos Babilonias a lo menos y había otra Babilonia que rima con Catalonia, que son las Ruinas de Babi en el Pirineo, actualmente El Babí con acento en la» i» y Lonia es una terminación en araméo que significa ciudad.

Está complicado el acceder a las Ruinas de Babi, pues el puente que conducía hasta allí está cortado , pero vemos en el camino todo un mundo subterráneo que sabemos que comunica con el río Ter, las enigmáticas ruinas del Castillo de la Roca y el río Caganell que daba nombre a los Caganatos Jázaros.

En los Anales de Cataluña se  Narciso Feliu de la Peña i Farell, año 1709, podemos leer: «Vencido Senacherib rey de Babilonia por Tarraco, à quien la divina Escritura reg. 4. cap. 19. è Isaías cap. 37. llama Tharaca, passò à España este Rey con los Egipcios: Llegò à Cataluña que estava prevenida, y en Arma desde el Ebro hasta los Pirineos con su Capitan Theron, y sus Amigos: Hicieron frente al enemigo, vencieronle en varios rencuentros, y escaramuças, y en algunas Batallas con grande perdida de los Enemigos; poco daño, pero grande gloria nuestra: No obstante el poder de la Armada Maritima de los Egipcios, armaron los nuestros algunos Vasos para impedirles los hurtos, y aunque pocos no fueron vencidos, è impidieron al enemigo los progressos; y para mas estrecharle, mandó Theron que los Bastimentos se retirassen à los Montes, con soldados de resguardo, y las familias: Valiole el ardid, y mas el valor, pues aviendo desecho, y muy disminuido al Enemigo, le obligò à dexar la Tierra, y retirarse à la Marina fortificandose en Tarragona, que se dize le diò su nombre, y la bolviò à redificar, porque se hallava destruìda por la seca, y no poblada: Detuvose en ella, perdidos dos tercios de su Exercito, y quedò acovardado el otro». Más información en :

La Biblia de Catalonia, Jerusalén y Babilonia